Gilles Elkaim y demás historias para no dormir

img_0120_0

Foto: Julia G.

La noticia saltaba a la palestra la pasada semana en el semanario francés Le Nouvel Observateur. Júlia, una joven española, decidía marcharse del campamento Arktika, propiedad del explorador francés Gilles Elkaim en Ivalo (Laponia finlandesa), después de recibir, según ella, un trato vejatorio en unas condiciones, las de los trabajadores voluntarios en el campamento, que si no rozan la esclavitud, sí se asemejan bastante a las que imaginaríamos para uno de esos campamentos militares que acostumbramos a ver en el cine. ¿Qué hay de cierto en ello? ¿Es Gilles Elkaim tan fiero como lo pintan?

Elkaim es un personaje venerado y odiado a partes iguales. Justo después de la aparición del testimonio de Julia G. en Le Nouvel Observateur, lo más bonito que leía acerca de Elkaim en el muro de Facebook de otro musher francés era “Putaind de branquigniole ce Gille Elkaim !!!!! EXPLORATEUR DE DE MERDE, FAIT TOI BOUFFER PAR LES OURS LA PROCAHINE FOI , POUVRE NAZ, IL Y A DES LIMITE QUAND ON PREND DES HANDLER !!”; creo que aun sin entender el francés, no es difícil intuir cierta animadversión hacia Elkaim, explorador mediático, divulgador y un largo etcétera que durante este año pretende lanzarse a imitar a Nansen y dejarse, en su barco y con sus perros, atrapar por el hielo y seguir a la deriva para acabar llegando, con la ayuda de los perros, hasta el Polo Norte. Todo en total autonomía, en una expedición cuya duración prevé de dos años.

Sobre su campamento en Ivalo, sé de primera mano (más bien de segunda, un buen amigo trabajó allí hasta poco antes de que nos conociéramos y también compartió el pasado verano más de una noche con Elkaim mientras ambos, cada uno por su cuenta, se hacían el Paso del Noroeste en velero) que las condiciones son duras, pero tampoco mucho más de lo que se exige en lugares similares. El testimonio de Julia G. en Le Nouvel Observateur es escabroso -demasiado dramático para mi gusto, lo siento- y nadie merece el trato vejatorio al que Elkaim somete a quienes van al Camp Arktika según Julia G., pero acerca de las exigencias del trabajo, no hay nada que no se advierta en la carta con las condiciones para los alumnos. Uno debería asumir cuando decide tomar parte en uno de estos programas, que dormirá más bien poco, se le helarán las posaderas y lo que no son las posaderas, limpiará muchísima mierda y además nadie le dará ni siquiera las gracias. Elkaim lo dice en la dichosa carta, allí no hay espacio para los egos, ni para la holgazanería… trabajo duro y poco más. Ahora, lo que está claro, también, es que el hecho de que tú elijas voluntariamente someterte a unos meses de entrenamiento/aprendizaje con una persona que además de su fama de impresentable atesora también la de gran explorador, no debería obligarte a soportar insultos y  vejaciones gratuitas.

No es exagerado decir que la mayoría de kennels se APROVECHAN de la pasión y los sueños de quienes hemos pasado por la susodicha categoría de aprendices. La viabilidad económica de muchos de esos kennels -tanto turísticos como de mushers dedicados al mundo de la competición- se basa en gran parte en el trabajo gratuito que gente llegada de toda Europa realiza deseosa de aprender, de vivir una experiencia única, de ponerse a prueba o de cambiar radicalmente de vida (cada uno sabrá sus motivos para acabar en un lugar como Ivalo). Luego, ya se encarga el norte de tirar por tierra cualquier sueño amable que pudieras tener y de bajarte de las nubes de un manotazo. Realmente debe apasionarte lo que haces para trabajar en un kennel allá arriba, te paguen o no te paguen. Que lo que hagas te apasione no quita dureza, obviamente, a lo jodido de currar catorce horas al día a treinta grados bajo cero… y por supuesto, no debería hacerte pintarlo como una especie de castigo divino o condena que alguien te obliga a aceptar poniéndote una pistola en la cabeza.

De personajes como Elkaim, iluminados, rebotados de otros deportes, esperpentos de persona y demás fauna ártica andan los kennels del norte llenos, lo que no quiere decir que no sea posible encontrar kennels en los que aprender sin la sensación de que se están lucrando a tu costa. Aunque este sistema esté generalizado en Finlandia, Suecia y Noruega, uno debe tener claro hasta dónde está dispuesto a aguantar, si realmente le compensa. Muchas veces, la experiencia y la formación recibida sí compensan con creces el haber estado seis meses sin un puto duro y cero ingresos (más bien gastos, tú has pagado tu billete de avión y aunque tengas incluida la manutención, olvídate de la dieta sana y equilibrada) y pasando penurias; en otros casos, si tus tareas van a limitarse a quitar mierda de perro y cortar carne, piénsatelo bien y vente a mi casa: ofrezco lo mismo con más horas de sol y además hago unas calderetas de pescado y unos bizcochos de chocolate buenísimos.   

Anuncios

Un pensamiento en “Gilles Elkaim y demás historias para no dormir

  1. Hola,
    soy Julia, la chica que publicó el dramático artículo. Sólo quiero añadir que tras aquella experiencia infructuosa continué luchando por trabajar con los perros de trineo y lo logré, y no sólo de manera digna sino con un contrato y un sueldo, y además también en Laponia. Me siento orgullosa de haber conseguido publicar el artículo sobre Gilles ElkaÏm y dar voz a una realidad terrible e injusta de la cual no sólo yo fui testigo. Trabajar como handler y sobre todo en Laponia durante el invierno es duro y lo sé por experiencia. Pero eso no tiene NADA que ver con que a uno lo ninguneen, lo insulten o lo maltraten, psicológica o físicamente. En todo caso, mi meta era dar a conocer los modos y maneras de este tipejo y ya lo conseguí. Yo no soy ninguna heroína, yo sólo quería trabajar con perros y eso también fue un logro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s