El tiempo, otra vez

10154104_211001009110509_479402943_n

Con una Finnmarksløpet de infarto en la que la participación peninsular tuvo no pocos problemas y resultados desastrosos (a pesar de que, decimos siempre, llegar a la línea de salida ya es toda una victoria, más en las circunstancias actuales y teniendo en cuenta las condiciones en que entrenan los corredores al sur de los Pirineos) y una Iditarod sin nieve (hay vídeos realmente espectaculares), como no se recuerda nunca, este blog podría haber estado animado en las últimas semanas pero la inminente partida hacia Noruega, de nuevo, no lo han hecho posible.

Escribo ahora desde el aeropuerto de Oslo, el que es, con toda seguridad, el aeropuerto que más veces he pisado, en el que más horas he esperado, en el que más veces he dormido. Cuando vengo de trabajar y he logrado no gastarme la tercera parte del sueldo en vodka, suelo cogerme una habitación en el Park Inn o en el Radisson Blu SAS, pero cuando voy a trabajar suelo estar al borde de la indigencia y llevo en la maleta bocadillos y hasta el agua. Hoy, por cierto, es una de esas veces.

Esta noche cogeré un autobús que me dejará en Sogndal a las seis de la mañana, no voy demasiado al norte esta vez, pero aún veré nieve hasta junio -y en las cimas, durante todo el verano también-. Turtagrø, lugar mítico para el montañismo noruego, me verá una temporada más aspiradora en mano después de no haber trabajado allí desde el año 2010, cuando al término de la temporada la dirección cambió. Ahora, con la vuelta de la que era mi jefa en los veranos en los que aprendí a amar el norte además de un largo etcétera (también fue en Turtagrø donde con veinte años conocí a la persona que me dio el empujón definitivo para meterme en esto del mushing), volvemos también quienes ya trabajamos allí. No acabaría nunca de explicar cómo de especial es para mí aquello.

A pesar de que no abriremos hasta el día 11, ahora está el tremendo trabajo de ponerlo todo a punto después de estar cerrado desde el pasado septiembre. Las máquinas quitanieves ya han actuado y que el hotel quede por dentro tan idílico como por fuera es la tarea para los próximos días, días que también dejarán, espero, tiempo para poner al día este blog, pues hay un montón de cosas que me gustaría comentar de entre cuantas cosas han acaecido últimamente en el panorama del mushing más cercano. Veremos, si puede ser.

 

Anuncios

Un pensamiento en “El tiempo, otra vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s