¿Dónde?

11873_212483728962237_7113285032315030360_n

Esto, lo de las fotos, es un reportaje de cinco páginas sobre la musher  Sigrid Ekran. ¿Dónde? En el número de abril de UTE, la mejor revista noruega de montaña y outdoors. ¿Por qué? Porque ese es, precisamente, el lugar que le corresponde: es en publicaciones de ese tipo donde el musher de larga distancia debería tener cabida. Hago un inciso, antes de continuar: hablo de larga distancia. No resto, para nada, valor, esfuerzo o sacrificio al sprint o la media distancia, y muchos de los argumentos que a continuación esgrimiré valen también para esas categorías. Pero me centraré especialmente en el asunto de la LD, una vez tratada la ausencia, en general, de un altavoz desde el que pueda expresarse el mushing del sur.

Después del fracaso de las dos iniciativas en forma de web (Mushingspain y Todomushing) que recogieran no sólo las noticias referentes al mushing de aquí, sino también del panorama internacional, y hasta que alguien tenga los santos cojones de volver a intentarlo (podría hablar, en primera persona, de las dificultades de tal idea), ¿qué le queda al espectador o aficionado si quiere saber quién ganó la carrera aquella en tierra que se hizo, pongamos por caso, el pasado fin de semana en no-sé-qué pueblo perdido de Soria? Para empezar, ese espectador todavía no existe. Quizá existió con la Pirena, pero después de Pirena, para ese espectador, el mushing ha muerto. La información para los aficionados se concentra en unos pocos blogs de clubs o equipos (citados en la entrada anterior), y en entradas de Facebook cuya trascendencia no va más allá del día después de haber sido escritas. En ocasiones, el club/colectivo/lo-que-sea organizador de la carrera o evento en cuestión puede haber mandado notas de prensa, haber tratado de darle difusión a ese evento: periódicos, radios, o incluso televisiones de ámbito autonómico, como mucho. Nada más. No digamos ya qué ocurre si uno quiere seguir al instante cómo andan por la Iditarod, la Yukon  o la Finnmark sin hablar inglés; el traductor de Google obrará milagros, pero a mí me entra una envidia tremenda al leer alguna crónica magistral de una carrera de estas por la cabeza del mundo además de una pena, tremenda también, al pensar en a cuánta gente le gustaría leer algo así y en castellano. Creo que el mushing de LD, por sus características, tiene un público potencial enorme entre aficionados, en general, al mundo de la montaña, la aventura y todas estas cosas. Aficionados incluso de sofá, quiero decir, no hablo de peña que de repente vaya a enamorarse de esto y a dejarlo todo por irse a vivir a Inari con treinta perros: hablo del interés incluso literario, de la épica, que tienen la vida y los logros de los mushers de LD. Pero de esto quería hablar más tarde.

Vale que el mushing es un deporte minoritario (aunque también es cierto que ganan adeptos a ritmo vertiginoso las modalidades de canicross o bikejoring), que además de minoritario enormemente fragmentado… pero… pero no sé; me pregunto si los aficionados a la petanca tienen alguna publicación de referencia. Es mucho más sensato comparar esto con la petanca que mirar hacia otros países europeos (no digamos Alaska) en los que a alguna web que cumple con su cometido sobradamente, se le une revista en papel. Fin de este asunto; volvamos a la Ekran en UTE.

10173821_212483725628904_351486550819057963_n

Como he dicho antes, creo que es en este tipo de publicaciones en las que deberían aparecer, aunque fuera eventualmente, los mushers de larga distancia. Son pocos, pero los hay, y merecen cierta atención. Aventura, superación, frío, paisajes de ensueño, naturaleza, una historia bestial detrás y una pasión de las que te atan para toda la vida me parecen motivos suficientes para que los pocos -contados con los dedos de una mano- que tienen los santos cojones de hacer larga distancia al sur de Europa, obtengan, aunque sea dos o tres veces al año, el espacio que merecen. Que algún que otro musher, producto de la extinta Pirena, lograra cierta efímera fama acaba siendo positivo (no deja de contribuir a la difusión del deporte), pero no puede ser que haya quienes disfrutando con sus perros y alcanzando metas mucho más elevadas (en realidad, nada distinto a lo que ocurre en el mundillo de la aventura en general, con auténticas gestas pasando desapercibidas mientras actividades de poco nivel logran un montón de atención mediática) no tengan una mísera esquinita en alguna publicación.

No se trata sólo del reconocimiento: la presencia en los medios es importante también de cara a la búsqueda de sponsors. El mushing no es un deporte, es una forma de vida que exige un desembolso económico tremendo, y participar en una carrera como la Finnmarkslopet supone mucho, muchísimo dinero (como si no lo supusiera ya, simplemente, el mantener un equipo aun sin participar en ninguna carrera). Si uno puede permitirse el ir sin necesidad de apoyos externos, pues de putísima madre, pero para quien no es así, es una lástima que haya equipos competentes que no puedan ni siquiera intentarlo. La visibilidad es esencial para la obtención de sponsors, y a falta de un medio específico, publicaciones como UTE en Noruega, y de carácter similar en el país que sea, son el lugar para esos mushers y sus perros que en marzo van a hacerse miles de kilómetros de carretera para llegar hasta la línea de salida en Alta.

10153040_212483875628889_3162180783910867674_n

Anuncios

3 pensamientos en “¿Dónde?

  1. Soy nuevo en esto. Práctico canicross con mi siberiano. Somos minoritarios pero yo creo que esta afición, deporte, forma de vida …. Como lo quieras llamar, es mejor que siga en su pequeño planeta. Te imaginas a Movistar patrocinando a un equipo de LD. Si como tu muchas veces cuentas el Mushing es d

    • Toda la razón, David, cuantos menos mejor por un lado… en vistas a lo que llevaría la popularización del deporte… pero a la vez, es cuestión de justicia que a algunos, especialmente a quienes están a un nivel que obliga a muchos sacrificios, se les reconozca de alguna manera el esfuerzo… para otras cosas, minimalismo, como dices. De igual manera, propuestas como pretender hacerlo deporte olímpico me parecen también descabelladas y peligrosas. Pero ALGO, un mínimo de reconocimiento… tampoco vendría mal. 🙂

  2. Perdón por el fallo técnico. Comentaba que si el mushing es de por si duro, imagínate la presión que ejerceria esa empresa para que su equipo ganase. Explotarian aún más a musher y no te cuento a nuestros pobres compañeros cuadrúpedos. Es mi opinión, prefiero el minimalismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s