¡Empieza la temporada!

DSC_6568

Ya se sabe que septiembre es el mes con el que empezarlo todo. Aunque es cierto que, en el mundo del mushing, son infinitas las opciones que ofrece el verano de cara a mejorar aspectos que se verán en invierno, también lo es que no es hasta que las temperaturas bajan que puede empezarse con los entrenamientos de los perros o se define el calendario de carreras. Ahora recuerdo que alguien me dijo una vez que más de un musher desearía, llegada la primavera, poder desinflar a los perros, guardarlos en un armario, y no volverlos a sacar hasta que llegara otoño. Deben ser los mismos que no tienen en sus kennels ejemplares de más de siete u ocho años, pero esta es otra historia.

Sigue leyendo

Anuncios

La Iditarod

Foto: Iditarod Trail Committee

Foto: Iditarod Trail Committee

No guardo recuerdos, no al menos exactos, relacionados con el mushing a temprana edad. Y es lógico; quizá si hubiera nacido algunos países más al norte podría haber caído en una familia que viviera rodeada de nieve y perros, pero hube de conformarme con esto último, con nacer en el campo aunque apenas nevara dos o tres veces al año, en una casa en la que los perros siempre estuvieron cerca. Decía mi abuelo a veces de atar a la traílla de sus perros de caza un carrito para que me llevaran arrastrando, como hacía el hombre que mi abuela y sus hermanas recordaban que iba vendiendo por todos los pueblos de este valle cuando ellas eran pequeñas. Años después vi la foto: se trataba de un hombre diminuto que con un atelaje similar al empleado para los caballos, enganchaba a un pobre perro considerablemente más alto que él. Aunque entre mis libros infantiles había cuentos de Jack London, adaptaciones ilustradas de La llamada de lo salvaje o de Colmillo Blanco y en ellas aparecían perros de tiro, no fue hasta una noche mientras mi hermana y yo cenábamos que vi por primera vez de qué iba aquello y soñé con hacerlo algún día.
Sigue leyendo