Hike!

aseosalta

Dejé el Ártico en mayo de 2011 después de haber vivido allí los años más intensos, más felices y plenos que puedo recordar. Podría aventurarme a decir los mejores años de mi vida, pero eso significaría reconocer que no confío en que haya algo mejor por venir… y ese no es el caso. Después vagabundeé -a pie- por Carelia durante unas semanas y vagabundeé otras semanas –en velero- por el mar Báltico. Un desafortunado accidente puso patas arriba el sueño hecho realidad en el que había convertido mi existencia, y luego fui incapaz de recuperar ese sueño; ni siquiera alcancé de nuevo el punto de partida: me quedé sin brújula y perdí el norte por completo. Sigue leyendo

Anuncios