Algo que leer

IMG_3464

No sé en qué momento de los últimos dos meses -dos meses en los que por trabajo, estudios y prácticas, tiempo libre es algo que he echado y echo bastante de menos-, decidí empezar a reunir (en realidad, parte del curro lo tenía hecho ya), varios de los textos que en los últimos años había escrito en blogs, Facebook, etc. sobre mushing y perros de trineo en general. A ellos, sumé los del archivo privado, los que había acumulado en mis diarios…y al final la cosa quedó con demasiadas páginas como para limitarme a imprimirlas, doblarlas por la mitad, graparlas y repartirlas alegremente entre amigos y conocidos, como hago con fanzines e historietas varias en las que aparece cualquier cosa menos lo que aquí nos ocupa. Decidí editarlo, autoeditarlo (como quieran llamarlo), y el resultado es un librito (sin ISBN ni hostias) que verá la luz en unas semanas. Aunque en principio tenía pensado sacar sólo unas 25 copias para ir sobre seguro, y pensando que interesaría a más bien pocos, finalmente haré unas cuantas más ante el interés que ha suscitado entre amigos y conocidos, tengan o no tengan vinculación alguna con el mundo del mushing.

Sigue leyendo

Anuncios

Cinco películas para entender Laponia

Lapland Odyssey

Hace pocos años escribía con asiduidad sobre Laponia en el blog que precedió a este. Laponia era eso, titulaba cada una de aquellas entradas en las que narraba aventuras y desventuras (más esto último) de mis días y noches allá arriba. Leyéndolo ahora, me doy cuenta de cómo con el tiempo fue cambiando la idea que tenía de Laponia antes de vivir allí, cómo de diferente acabó siendo la realidad. Ni mejor ni peor, pero muy diferente a lo que imaginaba antes de llegar. Para el turista que sólo pasa una semana visitando a Papá Noel, comprando cuchillacos y pieles de reno para el salón, paseando acurrucado en un trineo tirado por perros o renos, dando trompicones en una moto de nieve, comiendo makkara asada en una hoguera y durmiendo en bonitas cabañitas de madera, hay una realidad que pasa desapercibida. Aquí tienes cinco películas para descubrir ese otro lado de Laponia.

Sigue leyendo

¿Te ha picado el bicho?

IMG_0501

Este fin de semana nos damos cita unos cuantos aficionados al mushing en Fuentes Claras, un pequeño pueblo de la provincia de Teruel del que no sabría nada de no ser porque hace dos años el Club Mushing Monegros organizó por primera vez allí una carrera con perros de tiro. Es la primera carrera de la temporada y hay muchísimas ganas de ver a amigos y a sus perros, de compartir interminables charlas frente a unas cervezas (sólo se habla de perros, claro)… de volver a sentirse dentro (¡qué largo ha sido el verano!). Cuando empiezas en esto, no conoces a nadie y la gente cercana a ti te mira raro porque sólo hablas de perros o te has ido a vivir a Laponia buscando no se sabe muy bien qué, resulta de lo más gratificante acabar encontrando a gente con la que compartir esta tronadura. Y es que una vez el bicho del mushing te ha picado, si además encuentras a otros infectados por el virus… ya no habrá marcha atrás. Si no estás seguro del contagio, si necesitas confirmar algo que en realidad ya sabes (¡que estás enganchado!), aquí tienes algunos de los síntomas más evidentes.

Sigue leyendo

A qué olía la isla justo antes de dejarla

IMG_6780

Para quienes nacimos lejos del mar, el agua salada olerá siempre a verano. Qué más dará que años después no sólo viviéramos cerca del mar, sino que vivíamos en el mar, un mar que obligaba a llevar chaqueta y que permanecía más allá de septiembre: el agua salda sigue oliendo a verano. Qué más dará que hable de una playa en la que se acumula la nieve: sigue oliendo a verano. La isla justo antes de irme olía a pescado secándose al viento, a bañadores y crema solar, a arena y a algas pudriéndose entre las redes. Olía a otros veranos, qué más dará que nevara una semana atrás.

Sigue leyendo

Turismo responsable con perros de trineo

IMG_0157

En el post Mamá quiero ser conductor…de trineo, hablé sin profundizar demasiado acerca de cómo elegir un lugar en el que trabajar con perros de trineo, en base al bienestar de perros y trabajadores. ¿Qué ocurre cuando lo que queremos es ir de vacaciones con perros de trineo? ¿En qué debemos fijarnos para asegurarnos no sólo unas vacaciones sin incidentes, sino también que la empresa que hemos elegido cumple las exigencias que nuestra conciencia dicta en cuanto a bienestar animal? Es de suponer que de un lugar que no trata a sus perros con un mínimo de respeto, difícilmente tratará con un mínimo de respeto a las personas, y viceversa, con lo que algunos de los datos aportados en aquel post son también útiles para este, a la hora de hablar de perros. ¿Qué preguntas deberías hacer para asegurarte de que la empresa que contratas no va rebanando pescuezos a los animales que ya no le sirven, alimenta correctamente a sus trabajadores de cuatro patas de acuerdo a las necesidades de estos y además les da un lugar donde pasar cómodamente los cuarenta grados bajo cero que te pueden cascar allá arriba en invierno? Unas cuantas fotos no valen, las fotos son siempre bonitas, los perros siempre están contentos en las fotos, los platos de los perros siempre están llenos en las fotos… y además siempre hay auroras boreales y sol. La realidad suele ser un poco menos agradable.

Sigue leyendo

Mamá quiero ser conductor…de trineo

IMG_0150

Puede que vieras aquel programa que Al Filo de lo Imposible dedicó a la Iditarod. O que año tras año hayas seguido las retransmisiones de la Pirena. Que hayas leído a Jack London o que una tarde de verano a la hora de la siesta pillaras de casualidad El último trampero y te quedaras viéndola a pesar de los cortes publicitarios. Puede que un día pensaras joder, cómo me gustaría atravesar esos bosques nevados subido a un trineo. Bienvenido al club, a mí me pasó lo mismo hace unos años y me cambió la vida. ¿Cómo se hace? Aquí tienes algunos consejos para no acabar tirado en una cuneta a casi treinta grados bajo cero a las dos de la mañana.

Sigue leyendo

El handlerismo es lo que tiene

IMG_3638

Mi amiga Ramona me lo decía ayer bien claro mientras hablábamos por teléfono: pareces novata, Àgueda. Así de sencillo. Si hace unos días ya dije que, tras lo que expliqué que había ocurrido con una española en el campamento de Gilles Elkaim, veía útil escribir una serie de recomendaciones para futuros aspirantes a guía de excursiones en trineo/handler/cualquier-cosa-que-se-le-parezca-en-el-norte, después de lo que me ha ocurrido durante esta semana no es ya útil, es necesario. Todos hemos escuchado escabrosas historias acerca del asunto, quien más quien menos que haya estado en esto ha pasado por según qué tragos que aunque desagradables están más o menos asumidos (no cobrar, trabajar bastantes más horas de las recomendables, etcétera), pero la verdad es que a estas alturas nunca pensé que algo así me ocurriría a mí. Y sí, ahí estaba a las dos de la mañana del jueves a veintitantos grados bajo cero tirada en una carretera por la que no pasaba nadie, a oscuras y cargada con todo mi equipaje.

Sigue leyendo